miércoles, septiembre 16, 2009

De la columna de Ciro Gomez Leyva del dia de hoy domingo 16 de septiembre, en el diario Milenio.

Retadora es la proyección que hace George Friedman en su libro The Next 100 Years (“Los próximos 100 años”), referido aquí el viernes: el narco, y la guerra contra el narco, podrían ser una suerte de bendición económica para el futuro de México.

La prospectiva de Friedman parte de un principio elemental: la venta de droga a Estados Unidos, a precios artificialmente altos, forma una gigantesca bolsa que bien podría invertirse en México a través de sofisticadas operaciones de lavado de dinero. La fórmula: convertir cada vez más millones de dólares sucios en dólares limpios. Así, “la próxima generación de narcos sería heredera de una gigantesca fortuna legal y la tercera generación sería la aristocracia de la economía”.

Friedman propone que si la economía mexicana se desarrolla productivamente en la primera mitad del siglo, y “el gobierno puede ser corrompido para que proteja un cierto grado de lavado”, invertir ese dinero en México tendrá entonces mucho sentido. ¡Bonanza!

El gran desafío, claro, será la capacidad del gobierno para procesar “un feroz periodo de crisis e inestabilidad que puede desgarrar a la sociedad”. Pero, como sucedió en Estados Unidos en los años 20 del siglo XX, el gobierno se impondrá y una sociedad suficientemente grande y compleja, en donde el dinero sucio representa una relativa pequeña porción del capital disponible, soportará la crisis y se estabilizará.

Friedman concluye: “Es alta la probabilidad de que eso último ocurra en México, y que el narco finalmente sirva al crecimiento económico”.

Para el año 2080, México sería una de las pocas potencias capaces de desafiar al imperio americano. Pero esa… es otra historia

que opinan?

3 comentarios:

Strika dijo...

Ja, ja. Pues lástima que en 2080 ya estaré tres metros bajo tierra. No podré corroborar si se cumplió o no el pronóstico.

gamaliel dijo...

jaja, bueno, lo peor del caso es que no podre ir a contarte el chisme, puesto que yo no pienso morir :p

América Gutiérrez dijo...

Orale, que reflexión tan prometedora. Pero creo que el precio es muy alto y esas posibles generaciones de aristócratas tendrán muchos fantasmitas rondando el dinero que no porque lo "lavaron" esta limpio. Saludos